9 consejos básicos para aprender inglés rápido.

Aprender inglés puede demorar décadas, si no se tiene un método claro y si no se conocen algunas técnicas que pueden ayudar a recortar ese periodo a sólo unos meses.

Generalmente hay algunas verdades que la mayoría de los profesores de inglés no quieren decirle a los estudiantes, por miedo a desmotivarlos o simplemente porque no están conscientes de ello, verdades que conviene saber antes de empezar.

Entender el proceso de aprendizaje.

El 96% de las personas que empiezan a estudiar inglés, nunca logran un grado de fluencia básico y la mayoría abandonan totalmente al poco tiempo de empezar

Esto lleva generalmente a dos conclusiones infundadas:

1.      Aprender inglés es difícil

2.      Las personas que aprenden inglés, tienen un talento especial que les facilita la tarea.

Hay que entender que aprender inglés es como un viaje muy largo, cualquiera puede hacerlo siempre y cuando se mantenga en marcha y nunca abandone.

Lo que la mayoría de las personas no sabe, es que toma más de 600 horas de estudio y práctica para lograr la fluencia, sin contar que dependiendo de la forma en que se estudie, este proceso puede hacerse más largo o más corto.

Si un persona sólo estudia y practica inglés 4 horas a la semana, no sólo el estudio le tomará 150 semanas, (casi tres años), si no que puede alargársele mucho más, debido a que la falta de práctica hará que se le olviden cosas durante los tiempos de pausa.

En cambio, a una persona que estudie 40 horas a la semana su proceso no sólo le tomará muchas menos tiempo, si no que su aprendizaje será acelerado por la práctica constante.

No es fácil encontrar el tiempo para estudiar 40 horas a la semana, pero saber esto ayuda a hacerse unas proyecciones realistas de las posibilidades de lograr una fluidez básica.

La intensidad es vital para lograr la fluidez.

La intensidad tiene dos ventajas enormes a la hora de aprender inglés.

Primero, cuando la persona se sumerge completamente en el aprendizaje del idioma, se puede lograr esas horas de práctica en un periodo mucho más corto de tiempo.

Segundo, debido a ese proceso de práctica intensa, el cerebro no tiene tiempo de olvidar lo aprendido y tiene mayores oportunidades de afianzar los conocimientos adquiridos.

Cuando el proceso de aprendizaje es muy lento, los estudiantes tienden a olvidar muchas cosas de las aprendidas entre clase y clase.

Sea paciente consigo mismo.

El aprendizaje del inglés sólo se convierte en muy placentero después de alcanzar cierto nivel que le permite a la persona disfrutar de sus logros.

Cada vez que se avanza, la persona empieza a encontrar mayores contenidos interesantes en inglés, y a poderse comunicar de una forma que antes no podía.

Es muy satisfactorio ir teniendo consciencia de los avances. Antes de eso, se puede sentir desmotivado por la sensación de no estar logrando avances significativos.

Es normal sentirse confundido y perdido en las primeras etapas del camino. Todas las personas sienten la desmotivación al ver que no logran avanzar, pero sólo las que tienen conciencia de eso perseveran para superar las primeras etapas y llegar a donde el aprendizaje realmente adquiere sentido y el camino se hace más fácil.

Prepárese para el viaje.

Para los principiantes es de suma importancia adaptarse a los nuevos sonidos del idioma. Para ello es muy conveniente escuchar activamente muchos audios, podcast, canciones, sin importar el significado si no que prestando mucha atención a los sonidos.

Si al principio no se entiende nada, no importa, lo que se busca es adaptar el oído al nuevo idioma.

Más adelante se irán empezando a entender algunas cosas.

Perder el miedo al ridículo.

El miedo a hacer el ridículo es muy común entre las personas que están aprendiendo inglés o cualquier idioma.

Es imposible empezar a hablar un nuevo idioma sin sentirse un poco estúpido por no saber decir lo que se quiere, y hay que aprender a vivir con ello.

Hay que aprender a mover la lengua y las cuerdas vocales de una forma a la que no estamos acostumbrados.

Tenemos que acostumbrarnos a que muchas veces nos hablen en inglés y que no entendamos nada y a que cuando hablamos tampoco nos van a entender. Todo esto es parte del proceso y entre más lo intentemos, más vamos a mejorar.

Sentirse apenado cuando se intenta hablar realmente es un buen signo de que vamos por buen camino, porque realmente es cuando estamos haciendo un progreso.

Busque donde medir sus avances.

Realizar de vez en cuando un  test de inglés puede ayudarle a determinar sus avances y motivarlo para continuar con el proceso.

En Internet hay muchos sitios que ofrecen test de inglés de manera gratuita.

Establezca metas.

Planee el aprendizaje del inglés como un largo viaje que quiere realizar y fíjese unas metas para cada etapa del recorrido.

Que tanto quiere aprender para los tres primeros meses, cuanto par los siguientes tres?, de aquí a 1 año a qué nivel quiere llegar?

Cuantas horas a la semana voy a dedicar al estudio y práctica?, Si llevamos un registro de las horas de estudio semanales, nos servirá de indicador para cuando la intensidad esté bajando.

A diferencia de algunas materias que son teóricas, el aprendizaje del inglés es más de práctica. Por lo que la repetición es sumamente importante.

Concentre los esfuerzos en la práctica, más que en el estudio.

Debido a que los idiomas son más una habilidad que una ciencia que queremos aprender, éstos se aprenden mejor por la práctica que por el estudio.

Es como en cualquier deporte, se requiere poco esfuerzo para comprender las reglas y la teoría, pero se requiere mucha práctica para dominarlos.

Cada vez que puedas, trata de practicar tu inglés, bien sea escuchando, leyendo, o muchísimo mejor, hablando o escribiendo, porque estas dos últimas actividades requieren la producción activa de mensajes en inglés y no solo la recepción pasiva que puede resultar de actividades como leer o escuchar.

La mejor forma de practicar es hablando directamente con una persona. De ser posible, viajar a un país de habla inglesa y obligarse a hablar con las personas nativas.

Lea sobre como aprender inglés.

Investigue sobre cuáles son las mejores maneras de aprender inglés. Lea los consejos que encuentre sobre el tema, y reflexione sobre cuáles métodos pueden funcionar mejor para usted, antes de inscribirse o comprar algún curso.

Ser consciente de cuáles son las mejores maneras de aprender inglés, le servirá de guía de cómo debe abordar usted mismo sus estudios y que tanto esfuerzo estará dispuesto a empeñar en sus objetivos.

Si te gustó este artículo, por favor compártelo en tus redes sociales. Es la mejor forma de colaborar

No comments yet.

Leave a Reply